Me gustan los peces porque hacen “puc puc”

Komo Geisha Por Arrozal

Lenore, la hermosa, dulce y adorable niña muerta.

Adoro a Lenore, esa encantadora niña a la que le gustan los gatitos y los peces, que tiene líquido de embalsamar por sus venas en lugar de sangre. ¡Es tan tierna!.

Ademas, tenemos muchas cosas en común, menos la edad, claro (ella tiene 100 años), nos gustan los gatitos, que los peces hagan “puc puc” , vestir de negro, los cuchillos de  8 pulgadas… Pero yo no soy rubia. Ella, cuando estaba viva, era morena, fué el líquido de embalsamar el que la volvió rubia. Es lo que tiene estar embalsamada, te conservas joven, pero te vuelves rubia. Lo que Lenore tiene y yo no, son muchos amigos.

Claro, que los pocos que tengo se parecen mucho a estos, Ragamuffin, Taxidermo, el señor Muerte, el demonio Frito, el Duende del Panquesito, el pequeño Bobby, la Bola de Pelo que salió del desagüe…

Ver la entrada original 17 palabras más

Mis Categorías.

cafe

La costumbre de etiquetarlo todo nunca me ha gustado, y que a mi me etiqueten ya de paso no es que me llene de entusiasmo, aunque no es algo que me quite el sueño (por no decir que me resbala), pero ya que hasta las ideas pueden etiquetarse, procedo a ello como quien cataloga científicamente un cadáver diseccionado, por eso, puesto a hacer partes, categorizo los post en función de la primera tontuna que se me pase por la cabeza. ¿Buscarle un significado a mis categorías?… puedes, eres libre de hacerlo y además puede resultar terapéutico en momentos de aburrimiento extremo (porque así no le das la brasa a nadie). ¿Encontrarlo?, también puedes, pero ya te digo yo que no tiene ninguno. Lo único cierto, es que si me invento categorías es por la sencilla razón de que si no lo hago, automáticamente me sale el término “Sin categoría”, y eso sí que me toca las narices, porque ya da a entender que existe un mundo categórico y yo no estoy en él. Por esa razón y no por otra, me inventé las siguientes categorías, siempre desde un punto de vista Aristotélico. Sigue leyendo

La Terrorífica Familia que Chupaba Sapos y Comía Caracoles (Parte II)

familia buenavista

Un mes de verano da mucho de sí cuando te deja traumatizada para toda la vida. Por fortuna las benditas drogas de venta en farmacias bajo receta psiquiátrica hacen maravillas y hasta te puedes reír de las cosas pasadas. Aunque también existe la opción de cagarte en sus muertos que resulta mucho más terapéutica y te deja más a gusto y con tus chacras en orden. Aquí va la segunda parte de mi terrorífica crónica veraniega. Sigue leyendo

La Terrorífica Familia que Chupaba Sapos y Comía Caracoles. (Parte I)

arena abc firmada

Crónica de Terror en Sitges sin necesidad de ir a ningún festival.

La primera vez que vi el mar, también me lo bebí. Tendría yo unos 4 añitos y era una tierna niña de trenzas oxidadas que jugaba con ositos de peluche y vivía con su abuelita gallega, que era medio meiga por un lado y meiga del todo por el otro. Iba a pasar unas hermosas vacaciones con mi mamá en la playa, así que estaba feliz. Sigue leyendo

El Submarino Jubilado.

B-515

Visita al U-434.

En el puerto de la ciudad de Hamburgo, al norte de Alemania, descansando plácidamente sobre las aguas del río Elbe, se encuentra uno de los pocos submarinos del siglo pasado que se han salvado de ser un montón de chatarra desguazado. Ahora convertido en museo, el U-Boot 434, este abuelo jubilado puede relajarse lejos de guerras y espionajes. De momento. Sigue leyendo

Si Pudiera Morir Hoy

fowl-play-xue-wang

Si pudiera morirme hoy… ¿qué echaría en falta?

Echaría en falta la lluvia, el roce de las gotas refrescando, limpiando, enfriando mi cabeza llena de tormentas.

Echaría en falta un gato, la caricia de su pelo rozando mi piel, sus ronroneos que vibran en una frecuencia que llega hasta mi alma y borra los fantasmas de mi mente.

Echaría en falta una sonrisa amiga, unas palabras de aliento, de comprensión, una mano que me ayudara a dar otro paso más.

Echaría en falta el café, su olor por las mañanas con las legañas aun puestas y la cabeza a punto de estallar llena de pesadillas, el sabor de esa pócima mágica que despeja la niebla.

Echaría en falta mi mar, sentarme a su orilla y ver como el agua viene y se va, se acerca y se aleja, llamándome para que la acompañe.

Te echaría en falta a ti, tu mirada que lee en lo más profundo de la gente para después cerrar los ojos ante lo que ve.

Tan pocas cosas, tan sencillas y tan grandes, porque son los únicos lazos que me unen a la vida.

Porque si pudiera morirme hoy, echaría en falta no poder morir mañana.

Angelika BC.

Cuando La Familia Produce Pesadillas

familia elefante

La Familia, cuanto más lejos, mejor.

Hay familiares que cuando te los encuentras te preguntas cómo es posible que compartas genes con ellos. Cuando te los encuentras te da por disimular como si no los hubieras visto, como si no los conocieras, como si acabaras de recibir un ladrillazo y tuvieras amnesia. Porque si te los encuentras desearás que alguien te pegue con un ladrillo en toda la cabeza para perder la consciencia y no sufrir, porque como te trinque alguno o te relacionen con ellos, vas a lamentar no haber nacido en la Familia Adams, o no tener un disfraz de elefante para pasar desapercibido. ¿Que exagero?, no, ahora vais a ver como no exagero. El que no tenga alguien así en la familia, que tire la primera piedra, y por favor, preferiblemente a la cabeza de mis familiares, porque yo los tengo todos. Pasemos a enumerarlos. Sigue leyendo

Catálogo Japonés de Juguetes Eróticos de 1930

Un catálogo que te da la llave

Japón siempre a la vanguardia, no hay día en el que no sorprendan sus grandes avances para el bienestar de algunos y sus bonitas costumbres. Y este gusto por innovar no es nuevo, para muestra este extraño catálogo japonés de 1930, escrito en inglés, de una tienda de medicina natural y juguetes eróticos. Sólo con ver la cara del dueño de la tienda se puede asegurar que quién sale de ella es feliz. Se dedican también a la importación y exportación, todo un negocio ubicado en la ciudad de Kobe, capital de la Prefectura de Hyogo, en la Isla de Honshu. Sigue leyendo

Fotografías Imposibles

Mi Cuco Rosa.

La gente se pregunta por qué visto de negro. La gente se pregunta muchas cosas porque se aburre y necesita preguntarse. ¿Y qué les respondes…? Pues porque sí, porque me gusta el negro, porque adelgaza, porque es elegante, porque soy siniestra, porque soy gótica, porque estoy de luto porque se me ha muerto una rata, porque estoy de luto por la inteligencia muerta de la humanidad. Pero la verdad es que estoy traumatizada porque de pequeña me vestían de rosa. Se nota en la cara que tengo en esta foto que no me gustaba mucho ese color. Sigue leyendo

Yo también soy versátil, creo

gatitos felices

Por una vez en la vida me embarga la emoción y no el banco, que eso ya por sí mismo es motivo de alegría, pero además ¡qué locura, qué alboroto!  no he ganado un perrito piloto, pero ¡me han nominado!, lo cual me hace más ilusión que a un tonto un botijo porque nunca me habían nominado para nada, bueno o malo. Y por si fuera poco, le debo este grandísimo honor a un ser de otra galaxia con chanclas. Sigue leyendo